22/05/2012. Día de descanso en Campo 2. 23/05/2012. Nuevamente a Campo 3, esta vez a dormir allí.

La duda: salir temprano para evitar el calor sofocante subiendo la cara del Lhotse, pero estar más tiempo en Campo 3; o arrancar más tarde y bancarse el sol de lleno, minimizando las horas de estadía en esas terracitas talladas sobre la pared de hielo.

Creo que ya les conté que C3 es un sitio no deseado por los sherpas. Ellos pasan derecho de C2 a C4. Y en estos días tuvimos la mejor fundamentación: una avalancha se llevó consigo toda una franja de carpas, incluyendo dos personas. Fue una desgracia con suerte porque casi todas las carpas estaban vacías en ese momento.

En fin, Guillermo decidió salir 6:00am. Apenas Hernán estuvo listo le dijo “Empezá a caminar”. Yo me demoré un poquito cerrando la mochi; cuando terminé arrancamos la extensa y suave pendiente hasta la cara del Lhotse.

En todo momento Hernán seguía delante nuestro, a paso firme, nada que ver con aquel día en que no encontrábamos explicación a su lentitud. Genial! Eso significa que su cabeza viene jugando a favor! Cuerpo y garra le sobran. La suma es perfecta.

Nos encontramos al pie de la pared para ponernos los grampones, hidratar y comenzar juntos la parte más dura. Hasta aquí veníamos usando bastones de trekking pero ya no nos serían útiles así que Guillermo nos los hizo dejar al lado de un bloque de hielo, para pasar a retirarlos 3 días más tarde, cuando descendiéramos de la cumbre.

Es muy común ver en cualquier parte de la montaña distintos elementos que la gente va dejando cuando no resultan necesarios de momento, para luego recogerlos en el regreso. Así, se ven grampones, guantes, camperas, mochilas, etc., sujetos a alguna estaquita, y nadie toca nada que no sea suyo…

Una vez más, Jumar, mosquetón de seguridad, puntas delanteras de los grampones clavándose en la pared de hielo que ya muestra ciertos “escalones” producto del tránsito de otras personas que pasaron antes (recuerden que estamos sobre finales de la temporada). Por momentos el calor aprieta y la respiración se hace más dificultosa aún, sin embargo estamos tan felices y motivados que no paramos hasta los 7115msnm en que llegamos a nuestra carpa, compartida con Pablo.

Como diría Hernán, más rápido que inmediatamente nos pusimos a “hacer agua” para hidratar. Hernán preparó el calentador mientras Pablo y yo nos alejamos unos metros para juntar nieve y hielo en una bolsa grande. Pablo piqueteaba la pared, cascando pedazos grandes y yo los partía en otros más pequeños para que entraran en la cacerola y se derritieran. Había que stockear lo más posible rápidamente antes que el clima empeorara, como todas las tardes.

Qué buen equipo! Me acuerdo cuando era chico e íbamos de campamento con amiguitos… siempre había que estar empujando a alguno para que vaya a buscar agua, juntar leña o armar la carpa… Qué bronca me daba!

En cambio acá todos nos ocupamos de algo y todo sale ok. Con Hernán esto lo tenemos recontra aceitado, y Pablo es un compañero incansable, siempre dispuesto, así que en un rato nos encontramos los tres dentro de la carpa, acomodados, con varios potes y termos llenos de agua.

Armamos picada y charlamos de la vida. Es uno de esos momentos inolvidables. Parece no tener nada de especial: una carpa, tres amigos conversando… Pero en realidad confluyen en el pequeño iglú tantas historias, expectativas, motivaciones, inquietudes, temores, deseos, ansias, dificultades, esfuerzos, proyectos…

Pablo vino a la expedición como fotógrafo y camarógrafo de Facundo Arana. Cuando éste lo contrató y Pablo confirmó su participación aún no sabía que Natalia, su esposa, estaba embarazada de apenas un mes. Es decir que hoy está aquí, a 12.000km de esa pancita que crece, empujando hacia la cumbre como el más bravo, cargando kilos y kilos de equipo fotográfico, trabajando sin descanso e ingeniándoselas para armar algo creativo sin Facundo, que iba a ser la figura central y de por sí le daría contenido al producto. Charlamos bastante sobre Valentino (el baby que está en camino), la casita nueva del plan de viviendas que les están por entregar, la valentía y el acompañamiento de Natalia, su esposa… Qué momento intenso, eh!

Tomi y Luco tienen su carpa al lado de la nuestra. Están algo aburridos así que los invitamos a la tertulia loca que improvisamos a más de 7000 metros de altura, en una tiendita de campaña para tres personas, apenas apoyada en una terraza sobre una pared de 35º, de puro hielo, en el corazón del Himalaya…

Disculpen algunas repeticiones y digresiones, pero esto es muy fuerte! Los más montañeros estarán, tal vez, esperando datos más técnicos –que por supuesto les puedo brindar-, pero me es imposible no recaer en aspectos más íntimos y personales.

Varias veces me pregunto para quién escribo, si lo hago “para el blog”, para los familiares y amigos que esperan noticias, para dejar registro simplemente o… para mí mismo. No lo sé, por eso “divago” entre lo informativo y lo reflexivo!

Bueno, volvamos porque sino esto se pone demasiado “autorreferencial”, diría un amigo del alma allá en su despacho de la Facultad de Economía o en su escritorio de El Chaparral…

Tomi y Luco aceptan el convite así que somos cinco aquí dentro. Con estos dos no se puede hablar en serio! Y está buenísimo! Todo es risas, chistes y las típicas conversaciones de varones, que podemos pasar horas y horas departiendo sobre sexo y mujeres, o viendo quién gana el concurso de gases más alto del mundo. Hay temas de los abordados que jamás mencionaré por escrito pero les aseguro que hasta lo más inverosímil aquí se hace presente como lo más común.

La tercera carpa la ocupan Fer G., Damián y Guillermo.

Así pasamos las horas hasta que comienza a oscurecer. Tomi y Luco se van a su tienda, y nosotros “cocinamos” un paquete de fideos con salsa “Sabor de reyes”. Se sumerge la bolsa aluminizada en agua hirviendo durante 10 minutos y listo! Riquísimo!

Le faltó un poquito de temperatura, y es que una cosa son 10 minutos de hervor a nivel del mar y otra aquí arriba. Como la presión es tan baja, el agua hierve a una temperatura sensiblemente inferior que a nivel del mar. Y una vez que “rompió el hervor” ya no se sigue calentando sino que se evapora, por lo que nuestra bolsita estuvo sumergida el tiempo que indicaban las instrucciones, pero no realmente a la temperatura necesaria para calentarse suficientemente su contenido.

Antes de dormir Guillermo nos reparte una botella de oxígeno, un regulador y una máscara a cada uno para que lo usemos por primera vez. De aquí hacia arriba la iremos regulando entre 0,5 y 3 litros por minuto de acuerdo al ritmo de ascenso, la dificultad, etc. Eso sí, prácticamente tendremos la máscara puesta las 24hs.

Fer en Campo 3

Tomi en Campo 3

 

Pablo, Hernan y Fer en campo 3

 

Pablo en Campo 3

 

Nuestras carpas en C3

Malvinas en Campo 3

Luco en campo 3

Hernan en Campo 3

 

 

15 pensamientos en “22/05/2012. Día de descanso en Campo 2. 23/05/2012. Nuevamente a Campo 3, esta vez a dormir allí.

  1. Mientras leo el relato, el cual Fernando hace de forma tan natural, siento que estoy con ellos, describa de una manera única y eso logra que una no solo lea, sino que los vea, me quedo maravillada, sinceramente. Es más, cuando tengo ratos libres, vuelvo a leerlos para no extrañarlos, ajaja! No puedo explicar la conexión que tengo con estos chicos, es muy loco! Besos y abrazos desde el microcentro de Bs As. Cuidense!!

  2. Pensar que cuando escribo esto Uds. ya están volando sobre el Atlántico y a poquitas horas de Ezeiza!!!! ….. si será nomás como dicen los Budistas…que todo es pura ilusión….
    Leo este relato (al igual que los anteriores) y me siento allá arriba con uds.!!! y Uds. ya “casi” llegando a casa para reencontrarse con los seres queridos, los afectos, el hogar, la cotidianeidad de por aquí…. Que bien merecida la tienen!!!.

    Agradezco enormemente esta “Ventana a vuestra aventura e ilusión” que crearon y que permaneció abierta para permitirnos compartir, la pasión, la emoción, el sacrificio, la garra, la incertidumbre, el temor… y finalmente la Victoria de un noble objetivo cumplido…. En estos dos meses nosotros también respiramos ese aire exótico de Katmandú, intuimos el “jabon” del aterrizaje en Lukla, transpiramos y respiramos hondo en el Trekking para arriba,.. nos dolió la cabeza al llegar al B.C.; apretamos los dientes al pasar por primera vez por la escalera en las grietas……y vivimos intensamente toda esa Gran Aventura!!….. si en la noche del 24-05 por aquí nadie durmió!!!!!!!..
    Equipo Everest 2012 ” NOSOTROS TAMBIEN FUIMOS”!!!!!!!
    Mil Gracias y Felicitaciones!!!!!
    Ahh!!!! Para Fernando… Animate y escribí el libro!!!!!

  3. que buena historia!!! podria decir alguien! que magnifico que no es historia!! Felicitaciones, muchachos!!!

  4. Hola Fer y Hernán:
    Coincido en todo con el mensaje del Sr. Luis Ceppi, gracias a todos Uds. pudimos vivir como si estuviéramos allí todas esas experiencias y lugares, desde la llegada a Kathmandú, el impresionante aterrizaje en Lukla, y toda la belleza y cultura desde allí hasta Namche. Luego las vivencias y paisajes increíbles, los retos de superación de cada uno de Uds. a pura fuerza de voluntad, muchas ganas y energía y por sobre todo, una camaradería que trascendió a toda esta experiencia.
    Se fueron como un grupo de escaladores, algunos amigos, otros no, para volver convertidos en un nuevo grupo de “Hermanos de Montaña”, independientemente de los logros de cada uno en toda esta experiencia.
    Obvio que adhiero absolutamente a que se animen a plasmar todo esto en un libro, con sus relatos más o menos técnicos como para los que saben de esto, pero también con ese tono compinche para los que somos novatos y disfrutamos tanto el acompañarlos día a día.
    Yo fuí una de las tantas que estuvo mate en mano esperando las noticias de las dos cumbres durante toda la noche del 24 al 25 y brindé por todos Uds. al confirmar las cumbres via las publicaciones de Facundo.
    Enorme emoción y orgullo me dieron….y saben qué?? se los agradezco inmensamente. Ja!
    Les deseo todo lo mejor en su regreso a casa junto a los suyos, nuevamente gracias por hacernos parte del grupo a la distancia.
    Un abrazo enorme a todos.

  5. Con que placer estaría en Ezeiza esperándolos simplemente para regalarles un super gran abrazo gigante!!!!
    Hernán son un grande!!!!! es casi como conocerte!!! y Fer…. que decirte…. te quierooooooooo!!!!

  6. ¡Qué decir después de “saborear” otro de los bellísimos comentarios. ¡Qué experiencia! ¡Qué relatos! ¡Cuánta emoción! ¡Cuántas vivencias!
    Cuánto, cuánto, cuánto… ¡Cuánto estarán sintiendo si a esta hora estarán viendo desde el aire la silueta de esta Argentina en la que, los que tuvimos el placer de acompañarlos de alguna manera, estamos esperando vuestra llegada…
    Entretanto… ¡sigo preguntando por el libro!!!!

  7. hola a todos!!! yo no quiero ser reiterativa pero también estuve en la noche del 24 para el 25 pendiente en lo que yo denomine “LA VIGILIA A LA CUMBRE” y fue emocionante mas allá que vos mi querido amigo quedaras a un paso….casi como un rito prepare netbook, blackberry y me dispuse a abrir facebook, twitter, el blog, msj internos con Pilar…todo sincronizado y sabía que había mucha gente como yo! se sentía una energía enorme, positiva, emocional y fue una experiencia rara, mágica e inolvidable. GRACIAS FER !!!!!!!!!porque yo insisto… con tus relatos, todos los que lo seguimos caminamos, tuvimos miedo, dudamos, avanzamos y nos esforzamos!! porque gracias a todo tu potencial escribiendo y plasmando todo en un papel compartimos tremenda vivencia a flor de piel como propia. FELICITACIONES!!!!!!! BESOS ENORMES Y BUEN REGRESO!!! TOTALMENTE ORGULLOSA =)

  8. Querido Fer escribis para nosotros que te leemos siempre con mucha curiosidad y mucha alegria porquè a través de tus relatos nos hiciste partecipe de toda esta gran empreza!! Fue muy emocionante acompañarlos y veer a todos ustedes llegar en la cumbre y por esto los agradezco inmensamente!! Gracias a vos, a Hernan, a Fer G., a Pablo a Tom y a Luco por la gana de compartir con nosotros todo el viaje, con fotos, relatos y video!! Los voy a extrañar mucho, un abrazo enorme desde Roma (ahora esperamos tu libro :)))) )

  9. ¡Qué entretenido relato!
    Gracias por decirme lo que sucede con el agua a esa altitud. Gracias por el divague, porque aprendo otras cosas con él, incluido de qué hablan y qué hacen hombres solos… Gracias por las autoreferencias, muy ilustrativas sobre todo.
    Pos yo tampoco sé para quien escribes, pero déjame imaginar que es para mí, pa’ que aprenda algo en la vida y tenga razones que me conmuevan!!!! jajajajaja
    Abrazo… te

  10. che!!!! estos relatos son imperdibles!!!…me encantan…los tendrías que recopilar y hacer un libro…escribís de una forma muy interesante …felicitaciones por todo el esfuerzo!!!…tengo muchas ganas de conocerlos, así que desde ya les digo q en mendoza tienen una familia q los espera cuando quieran…disfruten mucho de esta aventura tan maravillosa!!!…besos y abrazos!

  11. ¡Hay qué relatoooo!!!! Como por un rato no voy a estar en la computadora me lo imprimí para leerlo… ¡Qué valientes!!!! ¡Gracias a Dios los tenemos por acá! Un abrazo enormeeeeee

  12. Hola chicos!!, espero no sea muy duro adaptarse nuevamente al mundo de abajo!!
    Voy a extranar los cuentos!!!, espero algunos mas!!
    Ya estuvimos en familia con Tomi, y le doy gracias a Dios que todos volvieron super bien!!
    Un placer haberlos conocido a los dos!!

    besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *