20/05/2012. La previa.

Luego de cumplir con las rondas de aclimatación, que entre otras cosas significó estar dos veces por encima de los 7000msnm todo giró entorno a ver cuándo se produciría la “ventana de buen tiempo” para ir hacia la cumbre. La primera se abrió entre el 18/20 de Mayo y Guillermo prefirió dejarla pasar por la cantidad de gente que estaba esperando la misma señal, el primer “guiño” para lanzarse. Fue una decisión muy difícil de tomar. Por un lado, era más seguro esperar y subir cuando hubiera menos gente en las zonas críticas de la montaña. Y por otro, significaba asumir el riesgo de que la próxima ventana fuera demasiado tarde, sobre el fin de la temporada y no lo pudiéramos aprovechar. Además del factor psicológico de estar en el Campo Base y ver llegar a la gente que logró hacer cumbre… “Nosotros podríamos ser ellos!!!” “Ya podríamos haber conquistado la cima del mundo y sin embargo estamos aquí, tan solo esperando algo que tal vez no ocurra…” Estas y varias reflexiones similares nos invadieron. De todos modos Guillermo nos lo había advertido “No se desesperen si empiezan a circular noticias de la gente que ha hecho cumbre. Tengan paciencia.” Afortunadamente todo el grupo tiene suficiente experiencia en montaña como para saber que eso es así, de modo que no hubo cuestionamientos. Una noche, durante la cena, Guillermo anunció que el 25/5 sería nuestro día de cumbre, por lo tanto el cronograma quedaría así:

21/5 comenzaríamos el ascenso a Campo 2.

22/5 descanso en C2. 23/5 ascenso a C3.

24/5 ascenso a C4, descanso de unas pocas horas y aproximadamente 20hs de ese mismo día ataque a cumbre, para “coronar” a las 8hs del día siguiente.

Silencio total. Cruce de miradas. El aire de la carpa comedor se cortaba con un cuchillo. Llevábamos más de un mes y medio esperando este momento y cuando llegó cada uno de nosotros se enfrentó a su “hora de la verdad”. Ya no más subir para aclimatar sabiendo que era “hasta ahí” y volver, no más días de relax en Campo Base, no más e-mails con la familia, relatitos en Facebook, fotos lavando la ropa o entrando en la “ducha”… No más “previa”. Cuando caímos en la cuenta del comentario de Guillermo comenzamos a hacerle mil preguntas relacionadas con el equipo técnico, las dificultades precisas de cada etapa por encima de los 7115msnm ya que de ahí hacia arriba no conocíamos el terreno, los elementos personales mínimos, etc. Algunos de esos interrogantes tuvieron respuesta inmediata y otros quedaron pendientes para los días siguientes como por ejemplo, el aprendizaje del uso del equipo de oxígeno. Un día antes de arrancar comenzaron a circular rumores, luego noticias ciertas, acerca de la muerte de varias personas en su último tramo hacia la cima… Un alemán, una canadiense, un coreano… El número oscilaba entre 4 y 5. Ya en C2, un par de días después, nos confirmaron que las víctimas fueron 8. Nuestras familias sabían que estábamos aún en el Campo Base por lo que si la noticia trascendía no se iban a alarmar temiendo que pudiéramos hallarnos entre los infortunados. Sin embargo el sólo hecho de saber que habían muerto 8 personas en el sitio al que aspirábamos llegar pronto, sin dudas los preocuparía. Nos debatíamos, entonces, entre anticiparnos a los medios de comunicación masivos para que estén prevenidos, o arriesgarnos y esperar ya que tal vez no trascendiera. Por las dudas, Fer Grajales me pidió que redactara un breve informe sobre la situación para tener listo en caso que la noticia se dispare. La idea era subirlo a nuestros sitios web, Facebook, Twitter, etc. a modo de “apaga incendio”. Lo transcribo a continuación para que conozcan nuestra hipótesis acerca de lo sucedido:
Querida familia y amigos: Es posible que los medios de comunicación comiencen a difundir noticias relacionadas con el fallecimiento de algunas personas que ayer intentaron la cumbre del Everest. Esos hechos lamentables ocurrieron por causas totalmente evitables. No fue una tormenta, ni una avalancha, ni otro fenómeno natural. Se debió a una serie de errores, imprevisiones y decisiones desacertadas que en nuestro caso no van a suceder y queremos contarles por qué.
• Vamos con un guía profesional que tiene 10 cumbres en Everest, además de decenas de otras cimas en las principales montañas del  mundo, algunas de las cuales le valieron premios y menciones por su mérito y valor. El co-lider cuenta con un currículum de similar dimensión.

• Va un sherpa profesional por cada escalador.

• En el Collado Sur, mientras nosotros vamos a la cumbre, queda un sherpa con radio, oxígeno, agua, comida, botiquín, etc., preparado para acudir ante cualquier situación que lo requiera.

• Se han definido expresamente las horas tope de cada etapa, de manera que llegado el horario previsto se desciende aunque no se haya alcanzado el objetivo.

• Los guías han sido claros y tajantes “Si vemos a alguien que no está en condiciones de seguir subiendo, baja junto a su sherpa de inmediato, sin dudas”.

• El equipo de sherpas fue seleccionado cuidadosamente sobre la base de sus antecedentes. Todos tienen cumbres de más de 8000 metros en su haber y han formado parte de los grupos encargados de fijar las medidas de seguridad en esta temporada y en anteriores. Tendi, por ejemplo, tiene 10 cumbres en Everest, además de muchas otras hazañas, y así cada uno de los que ascienden con nosotros.

• En nuestro grupo, todos los que subimos tenemos experiencia en montaña. Luciano y Tomás son guías profesionales en Aconcagua, Fernando Grajales ha escalado por todo el mundo y su rol aquí es nada menos que el de asistente de guía, Pablo tiene 6 cumbres en Aconcagua, además del Tupungato y varias cimas más. Hernán y yo no somos profesionales, sin embargo hace años que nos dedicamos al montañismo, los suficientes como mínimo para saber cuándo bajar u obedecer al guía si nos da esa orden.

• Además de los equipos de radio, llevamos 3 teléfonos satelitales.
Aún es prematuro sacar conclusiones acerca de las causas exactas de los fallecimientos que ocurrieron ayer. Sin embargo, de la información que vamos obteniendo aquí, muy cerca de los acontecimientos, surge que ninguno de los puntos mencionados recién fueron cumplidos por las víctimas.
La mayor parte de estos “accidentes” evitables ocurren porque se trata de personas que deciden subir sin guía, o en grupos donde la relación sherpa-escalador es de 1 a 4, no cuentan con equipos de apoyo, los guías –en caso de existir- y los sherpas son de escasa experiencia, no respetan los horarios seguros de ascenso y descenso, se obstinan en continuar a pesar de que las condiciones sean adversas, no aceptan que su estado físico no está a la altura de las circunstancias, no llevan equipo de comunicaciones o no prevén las baterías necesarias para tantas horas, o se trata de personas que nunca hicieron montaña y un buen día dicen “¿Qué me falta hacer en la vida? Ah, subir Everest!” como un hecho social. En general, todos esos factores están asociados a cuestiones económicas y a decisiones que debieron tomarse mucho antes de comenzar la expedición. Nuestra expedición llevó más de un año de preparación específica, bajo el mando de personas expertas, lo que nos da la tranquilidad de que todo lo previsible fue contemplado.
Besos a todos y gracias por acompañarnos!!!
En medio de este clima, nosotros preparando la mochila porque 2:00 am de mañana 21/05 nos levantaremos para escribir nuestra propia historia.

4 pensamientos en “20/05/2012. La previa.

  1. Hola Fer y Hernán….qué bueno tener noticias de Uds.!!
    Gracias por contarnos todo lo vivido previo al “ataque a la cumbre”. Debe haber sido muy difícil regular la ansiedad y al mismo tiempo recibir tantas noticias encontradas. En mi caso anduve mate en mano matizando la ansiosa espera mientras de a poco íbamos recibiendo noticias a través de Facundo.
    Enorme alegría nos dieron al saber que habían logrado la cumbre y que Fernando estaba a buen cuidado a pesar de tener que bajar estando tan cerca…..esos pocos metros no hacen diferencia, “absolutamente TODOS” hicieron cumbre, no vayan a dudarlo ni siquiera por un segundo.
    Luego arrancamos con la espera (también mate en mano x cábala) para tener noticias de los chicos en el Lhotse. Un alegrón también saber que lo habían logrado.
    La tarde-noche arranco colmada de ansiedad para terminar con una Enorme Felicidad y Orgullo por todos Uds.
    Gracias por llevarnos con Uds. todo el camino ida y vuelta a las cumbres.
    Por favor, sigan contándonos más de toda esta experiencia, esperamos sus relatos y las fotos también.
    Un abrazo enorme a todo el Equipo

  2. Amigos!! qué …………diantres!! Por fin tiraron una noticia!! ya me estaba calentando!! Yo creo que la expedición para ustedes terminó en lo “montañistico”, pero recién arranca en lo emocional y vivencial. Prepárense porque acá los esperan muchas “montañas” que tendrán que escalar!
    Un abrazo grande y avisen cuándo llegan!

  3. Como siempre, mil gracias por compartir sus experiencias con nosotros, felicitaciones por este gran logro. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *